Medicina Nuclear

Profesionales

Jefa de Sección de Medicina Nuclear: Magdalena Pajares Vinardell

Supervisor de Enfermería de la U.G.C. de Radiodiagnóstico y Medicina Nuclear: José Antonio Furest Pérez.

Cartera de Servicios

La Medicina Nuclear es una especialidad médica que realiza estudios diagnósticos y tratamientos terapéuticos y paliativos de múltiples patologías, siempre mediante la administración al paciente de unos compuestos denominados radiofármacos.

Los radiofármacos son compuestos radiactivos que se administran al paciente generalmente mediante inyección intravenosa y excepcionalmente por vía oral o intratecal. Una vez dentro del organismo, cada radiofármaco se fija mayoritariamente en un órgano diana (cerebro, tiroides, corazón, etc.) o sistema determinado (óseo, linfático, etc.) para el que ha sido diseñado.

Datos de contacto

Medicina Nuclear Hospital Puerta del Mar

El Servicio de Medicina Nuclear se encuentra ubicado en el sótano del hospital Puerta del Mar. Se accede al mismo por la puerta principal del Hospital (Avenida de Viya 21) y se encuentra inmediatamente después de bajar las escaleras, a la derecha. Se encuentra debidamente señalizado.

Centralita del hospital: 956 002 100
Secretaría de Medicina Nuclear (todos los días laborables de 08:30 a 14:30): 956 002 790 y 956 002 791.
Fax: 956 003 155

Preguntas frecuentes

Estudios diagnósticos de Medicina Nuclear

Los radiofármacos de uso diagnóstico en Medicina Nuclear pueden ser emisores de radiación gamma o emisores de positrones, se utilizan en concentraciones muy pequeñas y las dosis de radiación que producen son equivalentes a las de otras pruebas de radiología. Estos radiofármacos también reciben el nombre de radiotrazadores, porque se administran en dosis muy pequeñas, que no tienen ninguna acción farmacológica, ni efectos secundarios, ni reacciones adversas graves.

El radiofármaco, una vez administrado, se fija en el órgano o sistema de interés, desde donde emite una pequeña cantidad de radiación que es detectada por unos aparatos llamados gammacámaras (en el caso de radiofármacos emisores de radiación gamma) o tomógrafo PET (en el caso de los radiofármacos emisores de positrones). De esta forma se puede estudiar la distribución y posterior eliminación del radiofármaco, lo que permite obtener información fisiopatológica del órgano o sistema en estudio. Por tanto, la Medicina Nuclear se diferencia de las otras técnicas diagnósticas por la imagen en que realiza estudios fisiopatológicos, es decir, da una visión de cómo funciona el organismo.

Las técnicas diagnósticas de Medicina Nuclear permiten detectar anomalías que son difíciles o imposibles de detectar por otras técnicas, sin someter al paciente a una exploración más invasiva, favoreciendo así el diagnóstico precoz y la toma de decisiones. Por ejemplo en el caso del cáncer, permite detectar la célula cancerosa por su funcionamiento anómalo, mientras que por su aspecto o morfología pasaría desapercibida y por tanto indetectable para la RMN o el TAC.

Por lo general, las exploraciones de medicina nuclear no son invasivas (no hay que introducir aparatos en el cuerpo) y carecen de efectos adversos.

La participación de la Medicina Nuclear en el campo de la cirugía oncológica, constituye otro elemento fundamental de la especialidad, mediante la cirugía radioguiada y la localización del ganglio centinela, técnica que ofrece una alternativa a la linfadenectomía convencional, contribuyendo a realizar una cirugía más conservadora y con menor morbilidad.

Cuando usted vaya a realizarse un estudio diagnóstico de Medicina Nuclear necesitará quitarse cualquier joya u objeto de metal que pueda interferir con el estudio que se le va a realizar.

La máquina detectora tiene un agujero en la mitad y se parece a un rosquilla grande. Usted se acostará sobre una mesa acojinada que se desliza hacia delante y hacia atrás por el agujero. El técnico le puede pedir que cambie de posiciones para permitir que se tomen diferentes vistas. Este estudio no causa dolor, aunque puede que se sienta incómodo después de estar acostado sobre la mesa durante un tiempo.

¿Cuánto tiempo dura el estudio?

La duración de cada prueba varía mucho en función del tipo de estudio. Por lo general, un estudio de medicina nuclear lleva aproximadamente de 30 a 60 minutos, más el tiempo de espera después de que se administra el radiofármaco. Por ejemplo, para las gammagrafías óseas el radiofármaco tarda de 2 a 3 horas en ser absorbido por los huesos y el estudio mismo toma aproximadamente otra hora. Las gammagrafías con galio-67 toman varios días entre la inyección y el estudio en sí. Los resultados de los estudios de medicina nuclear por lo general están disponibles en unos pocos días.

Tratamientos terapéuticos y paliativos de Medicina Nuclear

Los radiofármacos de uso terapéutico o paliativo pueden ser emisiones de radiación beta o alfa.

Las principales aplicaciones terapéuticas de la Medicina Nuclear están en el cáncer de tiroides, el hipertiroidismo, los tumores neuroendocrinos, el tratamiento del dolor metastásico óseo y de la inflamación de la membrana sinovial articular (radiosinoviortesis).

Contraindicaciones

El embarazo es una contraindicación absoluta para la realización de terapia con radioisótopos y relativa para la realización de exploraciones diagnósticas (gammagrafías) por lo que las mujeres en edad fértil deben asegurarse de que no se encuentran embarazadas antes de realizarse cualquier exploración de Medicina Nuclear. También deben comunicar si están amamantando a su bebé antes de la realización de cualquier exploración de Medicina Nuclear.

Enlaces de interés

VOLVER